Viaje y Cultura en Emilia Romaña

Cervia: arte

Lugares de arte de Cervia.

E-mail Print

DONDE - HISTORIA - ARTE - NATURALEZA - EVENTOS - COCINA

 

ARTE

 

Cervia es una localidad conocida sobre todo por el mar, el sol y las playas, pero es también un centro al que separan pocos kilometros de encantadores burgos medievales y espléndidas ciudades artísticas por descubrir. Aquí os indicamos algunas de las metas que podéis visitar cuando os canséis del mar y la playa.

En el casco antiguo de Cervia podéis visitar la Catedral o Iglesia dell'Assunta y los almacenes de la sal del siglo XVIII, donde se encuentra el Museo de la sal. La Torre di San Michele hace de corona a los almacenes, mide 27 metros de alto y se sitúa en la otra orilla del puerto.

Otras excursiones:

Forlimpopoli (a 23 km de Cervia): patria del gran gastrónomo Pellegrino Artusi donde se encuentra una fortaleza del siglo XIV con su puente levadizo y unas murallas imponentes. Muy bonitas también la Iglesia dei Servi y la Iglesia Collegiata di San Rufillo con su campanario de estilo lombardo.

Bertinoro (a 25 km de Cervia): el pueblo de Bertinoro está situado en una espléndida posición panorámica y desde su mirador se pueden admirar los alrededores que llegan hasta el mar. Este municipio conserva aún intacta toda su belleza medieval, caracterizada por la Torre del Reloj y por la Columna de los Anillos (símbolo de hospitalidad en el pasado), por la Catedral de estilo bramantesco y por la majestuosa fortaleza en la que se alojó, entre otros, Federico Barbarroja.

Bertinoro también es conocida por su vino local: el Albana. La leyenda cuenta que el nombre de esta localidad deriva de una exclamación de Galla Placidia, la cual, provando este vino típico dijo:

Non di così rozzo calice sei degno, o vino, ma di berti in oro" (no eres digno de un caliz tan basto, oh vino, sino de beberte en oro)

Santarcangelo di Romaña (a 30 km de Cervia): una localidad encantadora de época romana, que fue una ciudad importante durante el gobierno de las dinastias de los Malatesta, los Montefeltro, los Borgia y durante el Estado Pontificio. Visitando su centro histórico se pueden admirar sus palacios señoriales, la Iglesia della Colleggiata y la sugestiva plaza Ganganelli, a la que se asoman edificios del siglo XIX. Santarcangelo se caracteriza por sus calles empedradas y sus muros de terracotta, por sus talleres artesanos, por los arrabales del casco viejo y, naturalmente, por el Castillo Malatestiano.

Bagnacavallo (a 40 km de Cervia): es una bonita localidad de planta medieval y en su mayor parte de estilo barroco, que se caracteriza por sus largas calles porticadas y por los numerosos palacios nobiliares del siglo XVII. Se pueden visitar la amplia Plaza Nuova, de forma oval, el Castellaccio, un castillo fortificado del siglo XV, el Teatro Goldoni y el Palacio Comunale.

El mayor tesoro de Bagnacavallo es sin duda la hermosa Pieve di San Pietro in Sylvis, una iglesia del siglo VII de estilo protorromanico en cuyo interior se conservan unos preciosos frescos del siglo XII.

A pocos kilometros, en la localidad de Villanova di Bagnacavallo, se puede visitar el parque natural “Centro Etnografico delle Erbe Palustri”.

Riolo Terme (a 50 km de Cervia): es una antigua localidad, fundada en la Alta Edad Media y situada en el Valle del Senio. Se caracteriza por los imponentes baluartes del castillo del siglo XV, que se conservan intactos y constituyen un buen ejemplo de arquitectura militar del Renacimiento. Además, Riolo ofrece espléndidos parques, instalaciones deportivas y un hermoso balneario.

Brisighella (a 65 km de Cervia): es una localidad medieval sumergida en un ambiente natural incontaminado, entre olivos y castaños, muy cerca del Parque del Carnè. Aquí se puede visitar la bonita Pieve del Thò del siglo IX, una de las iglesias románicas más antiguas de Romaña que, según la leyenda, fue construida por Galla Placidia sobre un templo de Júpiter Amón. También es muy sugestiva la antigua Via del Borgo, una calle sobreelevada y porticada, también llamada Via degli Asini (calle de los Burros) ya que por aquí pasaban antiguamente caravanas de burros que se dirigían a los yacimientos de yeso presentes en esta zona.

Además, no hay que perderse el castillo medieval, la Torre del Reloj (1290), el Museo de la Civilización Campesina y la Gruta della Tanaccia.

Durante los meses de junio y julio se puede disfrutar también de fiesta medievales en las que revivir todo el encanto de la Edad Media.


E-mail Print



sitemap xml
Powered by the Big Medium content management system.